martes, 17 de noviembre de 2009

TECNICA PARA ASISTENCIA SANGUINEA CRANEAL

Se trata pues de intervenir la circulación sanguínea para garantizar el aporte de oxigeno así como otros posibles componentes al cerebro en los casos en los que el cuerpo no pueda satisfacer estas necesidades vitales.

Cualquier accidente violento u deriva paulatina de la fisonomía corporal puede ocasionar interrupciones respiratorias mas o menos prolongados en el tiempo, o hemorragias severas en los cuales el funcionamiento del cerebro puede verse de forma indirecta seriamente comprometido. Mientras que en el cuerpo humano existen órganos y partes capaces de sobrevivir a condiciones relativamente severas de  hipoxia sin sufrir daños que puedan comprometer seriamente la salud del sujeto, el cerebro responde con gran sensibilidad y de forma irreparable a la ausencia de oxigeno.

Es por ello que en algunas circunstancias como las señaladas conviene intervenir las venas y arterias a la altura del cuello para proveer una asistencia vital al cerebro durante el tiempo que requiera la reparación de las causas corporales que han originado la intervención. Por ejemplo supongamos el caso de un accidente de trafico en el que un viajero a sufre de una importante hemorragia que de ser reparada habría de serlo en un tiempo excesivo para que el cerebro no llegara a sufrir daños o la propia muerte. Si los hospitales y las ambulancias pudieran emplear la técnica que a grandes rasgos se describe podrían evitarse daños.


DESCRIPCION

Se trata de conducir la sangre venosa mediante cateterismo de las dos venas yugulares internas a un pulmón artificial y posteriormente devolver la sangre oxigenada a las dos arterias carótida comunes.


En punto verde la arteria carótida común y la vena yugular interna, existen dos de cada clase a cada lado del cuello

La sangre proveniente de la yugular es bombeada a través de un oxigenador o pulmón artificial y vuelve a introducirse a través de las carótidas comunes, cerrándose el circuito. Durante esta etapa es posible añadir sangre extraída del propio cuerpo o donada para crear una circulación estable, así como suero etc.


En general, las situaciones que indican la necesidad de la técnica implican que debe de restringirse la circulación sanguínea entre la cabeza y el resto del cuerpo lo cual puede conseguirse mediante el empleo de un catéter que bloquee la corriente sanguínea y un torniquete por debajo de la altura de los accesos. Un catéter para tal fin podría estar compuesto por un flotador que rodea el tubo y que se hincha con aire bloqueando el paso.



3 comentarios:

El vagabundo de las estrellas dijo...

Esto...que conste que no tengo la menor idea de medicina, pero me presto voluntario para hacerle esto a alguien. ¿Quién quiere probar?

Iñigo dijo...

xD

Lo cierto es que no es un procedimiento sencillo, pues las venas y arterias que hay que intervenir se encuentran ocultas tras los musculos, por lo tanto es necesario realizar una incision agresiva para acceder a ellas. Pero entiendo que es lo suficientemente sencillo como para poder realizarse de urgencia en un tiempo breve entre 2 personas, una a cada lado del cuello.

Saludos

El vagabundo de las estrellas dijo...

Bueno, alguien que se preste voluntario para esto seguro que no tiene muy en cuenta que le destrocemos unos cuantos músculos de nada. Si hay un montón ;)

Un saludo